Galeria de Arte
logo Galería Montsequi



Federico Eguía

del 1 al 30 de Octubre de 2020

Inauguración Jueves 1 de Octubre 2020

Visitas con cita previa

Federico Eguía no es un artista común, sus intereses desbordan las fronteras entre técnicas y formas de expresión -la pintura, el dibujo, la poesía y la escultura son algunas de sus debilidades- llevándole a concebir el arte y la cultura como elementos fundacionales, vértebras de nuestra estructura social. Ante esta afirmación, no es de extrañar que sea por muchos conocido como el ideólogo y fundador del Valle de los Sueños -un impresionante parque escultórico al aire libre ubicado en su lugar de origen, Puebla de la Sierra, uno de los pueblos más remotos de la Comunidad de Madrid- además de por formar parte de varias asociaciones culturales. Su trayectoria nos lleva por un camino, sin duda, lleno de pasión por el hacer con cientos de exposiciones individuales y colecticas celebradas a lo largo del territorio nacional, capitales europeas, Estados Unidos o Japón.

En esta nueva muestra individual disfrutaremos de una serie de piezas de belleza inquietante. Con gran agudeza, el artista nos guía a través de paisajes inesperados, intersecciones mentales materializadas, surgidas de su dominio de las diferentes disciplinas artísticas. De manera inesperada, las fronteras se desvanecen y en una especie de equilibrio frágil y provisional, la acción de la palabra, la sugerencia del dibujo, la fuerza del volumen y las sensaciones del color forman un corpus de armonías complejas. En medio de este desconcierto, la contraposición de conceptos se hace evidente -es consustancial a la forma de crear de Eguía- permitiendo al espectador preguntarse por la realidad material de la obra pictórica o escultórica, su veracidad y su capacidad para conectar con todos los aspectos de la vida, tanto los mundanos como los espirituales.

Eguía nos inquieta con una belleza que gana en complejidad, que apela más a la imaginación que a la propia razón, proporcionándole nuevas reglas. Su caligrafía, trazos y manchas se mueven y desvanecen en un espacio irreal, como emergiendo una y otra vez de una dimensión onírica, concepción cercana al Surrealismo o incluso el Simbolismo. Espacios y objetos en los que desaparece la distinción entre lo que es proporcionado o desproporcionado, entre la forma o lo informe, o incluso, entre lo visible y lo que no se deja ver, por lo tanto, trasciende de las oposiciones marcadas por la estética clásica. Una exposición llena de sorpresas, tensiones no resueltas y que aboga por la imaginación.

Izaskun Monfort. Comisaria y Crítica de arte independiente.